Permítanme agradecerles la oportunidad de compartir con ustedes la angustia de un pueblo que ha sufrido siete años de guerra. Qué difícil es perderlo todo: su país, su hogar y su familia. Qué difícil es encontrarse indigente, sin ni siquiera un refugio para proteger su dignidad.

Esto es lo que le ha sucedido al pueblo sirio: sufriendo insultos, heridas y dolor. Este pueblo ha sufrido persecución en todas sus formas: física, moral y espiritual. Persecución porque defienden a su país, sus derechos humanos y ahora son extraños, refugiados, privados de sus derechos más básicos, el derecho a la vida, un regalo de Dios.

Cada parte de mi país tiene una historia que contar, una historia que revela heridas que solo el tiempo y la misericordia de Dios pueden sanar: personas que viven en la miseria y la indigencia para que otras naciones puedan florecer y vivir en abundancia.

Más de 10 millones de personas se han convertido en refugiados desde el comienzo de la guerra. Han perdido sus hogares por los bombardeos o tenían miedo de perder sus vidas y las vidas de sus hijos y tuvieron que refugiarse en otro país.

En algunas áreas bajo la autoridad de los rebeldes (Daesh), los cristianos vivían como extraños en su propio país; solo podían permanecer en su hogar si pagaban fuertes impuestos a los rebeldes y obedecían lo que decían.

Algunas partes del país han sido liberadas, pero la herida aún sangra, como alguien a quien realizaron una operación masiva, necesitan tiempo para sanar. Otras partes todavía están en guerra y muchos hombres jóvenes, voluntarios en el ejército, siguen siendo asesinados.

Esta guerra ha asombrado a muchas naciones por su violencia y brutalidad; ha robado a los niños sirios su infancia e inocencia, y ha matado el brillo de sus ojos. Los niños de Siria se han convertido en víctimas en la guerra de adultos. La guerra se ha convertido en el único camino que les queda por seguir y sus gritos y aullidos hablan de su inocencia perdida; están siendo llevados al caos, a la ignorancia y al sufrimiento y, al no tener dónde refugiarse, la generación joven está perdida, ha perdido su hogar y no tiene presente ni futuro, ha perdido su identidad. Son espectadores y actores involuntarios en un infierno que no crearon.

Seis millones de niños sirios viven en situaciones desesperadas: sin educación porque las escuelas han sido destruidas o se utilizan como hogares para familias de refugiados o residencias para las fuerzas armadas. En las áreas donde los rebeldes gobiernan las escuelas se convierten en centros especiales de entrenamiento para la violencia y la guerra.

Incluso después del final de la guerra, los niños y las jóvenes generaciones habrán sido marcados con esta actitud negativa de violencia y llevará años eliminar esta calamidad.

Durante más de seis años hemos vivido con nuestra gente esta larga pesadilla. Muchas noches sin electricidad, trabajando y rezando a la luz de las velas, bajo el intenso bombardeo, escuchando todas las muertes, esperando y preguntándonos quién sería el próximo.

La escasez de agua condujo a la propagación de enfermedades porque las personas a veces solo tenían un balde de agua para toda la familia. El agua potable no estaba disponible por lo que la gente usaba agua contaminada en la desesperación. La escasez de agua también significó escasez de alimentos porque casi el 50% de la tierra no pudo ser regada, por lo tanto, no se sembró.

Los bombardeos aleatorios significaron que el miedo paralizó todas las acciones para sobrevivir. A veces simplemente pasábamos las noches con nuestros libros de oración o rosario en la oscuridad, en lo que pensábamos que era el lugar más seguro, incapaces de prever qué hacer a continuación.

La falta de electricidad significaba también la falta de calefacción. Es difícil olvidar a los niños que vienen a la escuela con las manos hinchadas por el clima extremadamente frío; ancianos muriendo en la cama por el frío helado; familias en las calles abrazando sus pequeñas pertenencias mientras huían bajo el bombardeo, con lágrimas corriendo por sus rostros.

Esta generación que ha enfrentado estos problemas será una generación fuerte; han sobrevivido a tales dificultades, y nada los detendrá; enfrentarán cualquier desafío y reconstruirán su país de nuevo.

En general, encontramos en los fieles una fe profundamente arraigada y confiada en Dios. A pesar del miedo y el peligro, corren el riesgo de ir a la iglesia, de rezar y refrescar sus almas con el Dios que los consuela y les da la fuerza para resistir. Cada vez que les preguntamos cómo afrontan la situación su respuesta es: “Gracias a Dios”. Esto es un signo de la esperanza y la confianza que tienen en el Señor que está crucificado con nosotros y no nos abandona.

La necesidad todavía es grande, especialmente porque hay poco trabajo para muchas familias. Como grupo pensamos que sería grandioso apoyar a nuestras familias con mantas especialmente cuando el invierno se acerca.

En nombre de nuestra gente que sufre, le agradecemos su preocupación y cualquier apoyo que pueda ofrecer. Que nuestro querido Señor les bendiga.

Hna. Annie Demerjian RJM
(Religiosa de Jesús María, Alepo, Siria)

El concierto de Navidad de Colaboramas.org que tendrá lugar mañana martes, 19 de diciembre, en el Colegio Jesús María de Madrid, a las 19.30 h. ayudará a las misioneras de Jesús María a cuidar de los niños de Alepo que se encuentran a las puertas del invierno.

 

 

 

 

¡Reserva tus entradas! por correo electrónico (gracias@colaboramas.org) o por teléfono 91333 92 78. Si quieres colaborar pero no puedes asistir hay una Fila 0, infórmate en www.colaboramas.org

Anuncios