Nuestros alumnos son capaces de entusiasmarse con muchas temáticas -naturaleza, descubrimientos científicos, pensadores, historia y acontecimientos actuales-. Y más cuando se les anima a tener opiniones sobre lo que aprenden y a compartir sus puntos de vista.

Sin embargo, cuando van a comunicar sus aprendizajes, el entusiasmo con el que aprendieron inicialmente se acaba reflejando en una presentación básica (Power Point, Prezy…) . ¿Por qué? Porque los alumnos -como los adultos- no han aprendido a comunicar su visión de forma persuasiva.

Los alumnos pueden aprender a ser comunicadores más persuasivos y desarrollar mensajes que emocionen y despierten a otros con el fin de llevarles a la acción.Pero esto requiere que los profesores también se entrenen en habilidades de comunicación persuasiva.

En California hay una escuela de Primaria que ya está enseñando a sus estudiantes de 5º a crear y presentar proyectos de forma persuasiva. Alumnos que investigan y trabajan por equipos. Maestros que cumplen con el currículum. Presentaciones finales que ofrecen información verbal y visual convincente, que plantean puntos de vista únicos sobre sus ideas y expresan con eficacia llamadas claras a la acción.

Aprende y enseña estos “Cinco Pasos” para ayudar a los niños a saber comunicar y realizar presentaciones persuasivas.

  1. Comprende a tu audiencia

Es importante ser consciente de que la gente está dando su tiempo para escucharte. Comparte información sobre la que ellos están interesados. Pregúntate a ti mismo, ¿cómo es su vida? ¿Qué problemas tienen? ¿Cómo puede ayudarles tu idea? ¿Qué deben hacer con tu idea después de tu presentación? ¿Y cómo pueden resistirse a ser seducidos por tu idea?

  1. Desarrolla tu gran idea

Los hechos y datos son importantes para tu presentación. Para ser persuasivo, sin embargo, tienes que tener un motivo para compartir tu información, y la motivación de por qué la gente debe escuchar. Tu enfoque ha de ser “tu gran idea” y es lo que a tu audiencia le debe preocupar. Al igual que en una exposición de una tesis, la “gran idea” enmarca tu presentación y te ayuda a evaluar qué información debes compartir.

  1. Captura su atención con una buena historia

Todos amamos las grandes historias -las que nos hacen sentir algo-. En las presentaciones persuasivas, quieres que tu público se interese por lo que estás diciendo. Quieres hacerles sentir tu mensaje -cómo sentirse emocionado o enfadado-. Utilizando la estructura de la historia de la literatura y de las películas, muévete hacia adelante y hacia atrás entre lo que está sucediendo hoy y lo que podría ser el futuro con tu idea adoptada.

  1. Una imagen vale 1.000 palabras

Todas las palabras que escribes son las palabras que expresas, no las palabras que pones en tus diapositivas. Señala una idea por diapositiva, para que tu mensaje visual también sea interesante.

En lugar de escribir guiones, listados… encuentra una fotografía o ilustración para apoyar tu mensaje. En lugar de un gráfico complicado repleto de números, encuentra el número más importante y muestra solo una cifra.

  1. Práctica, práctica y práctica

No hay mejor manera de preparar una presentación que levantarse y presentarla. Practica en voz alta para determinar cuánto tiempo vas a hablar -practica con la pared, con tu perro o con tu amigo-. Si estás utilizando tecnología o haciendo una demostración, practica cómo interactúas con esos elementos. Al igual que un actor, con la práctica pasarás de la memorización a una exposición con tu propio estilo.

¿Estás interesado en enseñar a los niños a hacer presentaciones con más eficacia? Haz clic aquí para descargar los materiales Tell&Show de Duarte.

Laura Wall Klieves, vicepresidenta de la Academia Duarte, empresa con más de 25 años de experiencia en transformar ideas en cambios reales

Experta en comunicación
laura@duarte.com
www.duarte.com

Anuncios