“Todo empezó con ‘SkinnyLove’, grabamos un vídeo y lo subimos a Youtube. La gente empezó a compartirlo. Me dicen que se han vendido más de 11 millones de álbumes míos. Es increíble. La verdad es que no sé lo que hubiera pasado si Youtube no hubiera existido” (Birdy, cantautora)

Me encanta la comunicación. Me encanta la educación. Es imposible la segunda sin la primera. Me encanta fijarme en detalles que pasan desapercibidos. Me encantan los detalles. Mucho más que el grueso del asunto. Me encanta el gesto de un alumno cuando algo le llama la atención más que la alegría de otro cuando obtiene un diez. Creo en el romanticismo de lo cotidiano, de lo que siempre está ahí, pero en lo que nadie se fija. Me encanta Birdy y hoy voy a hablar de ella. Sí, es una cantante. No es un fenómeno de masas, pero los jóvenes la conocen por haber participado en la banda sonora de la serie ‘Velvet’, con una de sus canciones más famosas: ‘Wings’.

A Birdy la llaman así porque cuando era pequeña, al darle de comer, abría la boca como un pequeño pajarito. Ya comunicaba con su forma de comer. Podría haber abierto sus morros con el ansia de cualquier depredador, pero no, a sus padres le recordaba a la templanza de un pajarito. A los 8 años ya componía canciones, le estaba comunicando a su familia que quería crear cosas. Además de su música, que comunica mucho, me gusta lo que transmite esta chica. Creo que en un mundo de postureo es vital volver a valorar lo auténtico, a lo que transmiten con gestos o palabras salidas del corazón inocente nuestros jóvenes, nuestro futuro. Recuerdo que un día me encontré con esta entrevista:

Después de visionarla, me di cuenta de la cantidad de cosas que me estaba comunicando esta chica, que tenía 15 años cuando le hicieron esa entrevista. Y no solo con sus respuestas, salidas impulsivamente y de forma totalmente sincera, como suele ser con los jóvenes, sino también su comunicación corporal y no verbal. No olvidemos que también existe y es determinante. Y no las confundamos. La corporal se refiere únicamente a lo que transmitimos con gestos y posiciones de nuestro cuerpo; mientras que la no verbal es la que nos transmite la persona con su imagen en general, son los estímulos que lanza desde su ser más sincero. Me sorprende la coherencia entre sus acciones, su discurso y sus emociones. Ahí tenía 15 años. Fijaos en lo que nos transmite en esta otra de este año, con 21 años de edad:

La sonrisa sincera. La complicidad con la entrevistadora. Que le pregunten: “¿Crees que te has perdido cosas de tu juventud?”, y ella conteste: “me he perdido muchas fiestas, pero fue mi decisión, y estoy muy contenta, he experimentado cosas maravillosas”. Seguridad en sí misma. Fijaos en su cara al responder, su rostro nos aporta una batería de información, es lo que nos suelen transmitir las personas seguras de sí mismas, no necesitan máscaras, lo que ves es lo que hay. Y eso aporta credibilidad. Volvemos a la importancia de combatir el superficial postureo por autenticidad. Recuerdo que me llamó mucho la atención ver, en uno de sus primeros videoclips, cómo aparecía con la dentadura llena de ‘brackets’. Nos bombardean con programas donde solo importa la imagen, publicidad tremendamente agresiva con cuerpos ‘diez’ y sonrisas preciosas, y me topo con su vídeo de ‘SkinnyLove’, su vídeo más compartido, y grabado con presupuesto cero donde lo único que se ven son primeros planos de una dentadura llena de ‘brackets’, algo que repelería a cualquier asesor de imagen de este tipo de programas mencionados porque probablemente no comunique el tipo de belleza pretendido por los gurús de la televisión. Pero, ¡cuántas cosas nos dice este vídeo! Recuerdo que le comenté a un amigo: “Qué palabras. Qué acordes. Hasta los ‘brackets’ están bien colocados. Qué maravilla”.

Y termino hablando de los ritmos. Creo que el cambio de ritmo también comunica. Nos habla de evolución, de reinventarnos, de ‘bailar’ (como dice Olaizola) con la vida. Los cambios de ritmo en la vida son señal inequívoca de actividad, de creatividad. Una de las principales características de una mente creativa son sus cambios de ritmo. Sus impulsividades. Y en la música, cambios de ritmo. Cambios de armonía. Unión de cuerpos, sonidos, instrumentos, melodías. Birdy deja su piano y coge la guitarra acústica. Suele terminar sus conciertos con un tema llamado ‘Winter’. Comienza casi en silencio, rozando levemente las cuerdas de la guitarra. Poco a poco va subiendo la intensidad. Se suman instrumentos, se suman intenciones, se suman palabras, se suman músicos. La letra nos envuelve junto a los sonidos casi psicodélicos con los que termina un tema que nos habla de la honestidad, ingrediente necesario en cualquier comunicación sana. Honestidad.

Pero, ¿hay algo que comunique más que una sonrisa inesperada? Este pasado mes de julio tuve la suerte de asistir a un concierto de Birdy. Las casualidades de la vida me hicieron coincidir con la banda en el hotel de un pequeño pueblo de Alemania llamado Schofpheim, justo después del concierto al que asistí. Conocer en persona a una cantante a la que acababa de ver actuar, quizá pueda parecer una tontería, pero, ¡qué ilusión me hizo! Creo que mi cara comunica, ¿no?

Alan Antich
@alanantich

Responsable de Comunicación del Colegio Virgen Inmaculada Sta. Mª de la Victoria de Málaga

Ponente en el XIV Congreso de EC “Emociona. Comunicación y educación” en el que nos hablará de experiencias como esta en las que comunicación, verbal y no verbal, y emoción van de la mano.

Anuncios