Durante mucho tiempo se ha asociado todo lo que tenga que ver con la Comunicación y el Marketing con un costo elevado unido a la promoción de la cultura y marca de la organización. La publicidad es cara. El desarrollo de la imagen corporativa de una institución, con carácter profesional, supone unos costes elevados; por no decir, la producción de vídeos, compra de imágenes o vídeos -con derechos-, o la formación del personal…

Algo de verdad hay en todo ello, sin embargo, soy un convencido de que no es necesario gastar mucho dinero o disponer de un presupuesto elevado para poder tener unas buenas estrategias de Comunicación y Marketing en cada colegio.Soy un gran partidario de estrategias de Marketing y Comunicación “lowcost” siempre que sean de calidad. Y lo soy por dos razones, porque bien diseñadas y ejecutadas producen resultados, y porque en la mayor parte de nuestras instituciones el capítulo de costes de comunicación y marketing suele ser muy bajo, si es que existe una partida para ello -que siempre debiera existir, por pequeña que fuese-.

Dos principios básicos: el bajo precio no debe condicionar los resultados y el “lowcost” no significa gratuidad total. Habrá momentos en los que tengamos que invertir cantidades importantes de dinero para producir vídeos corporativos, renovar instalaciones o crear diferentes elementos de imagen corporativa, no menos en formación de nuestro personal que de un carácter más profesional a lo que hacemos en este ámbito, pero es mucho lo que se puede hacer en Marketing Educativo contando con los recursos humanos y experienciales de los que ya disponemos.

Nadie puede dudar de que nuestros colegios son espacios de experiencia y relaciones, donde se generan numerosas actividades educativas, con muy diferentes tipos de personas: alumnos, familias, profesores, personal de administración y servicios… en ámbitos muy distintos -celebrativos, formativos, pedagógicos-. Poner en valor todo esto y hacerlo público es la mejor publicidad que podemos hacer de nuestros propios colegios. De todo ello podemos hablar en nuestra página web, en nuestros perfiles de redes sociales, en nuestra revista escolar, en pantallas audiovisuales a las entradas de nuestros centros o en las salas de visitas de nuestros colegios, en pequeños vídeos que muestren nuestras mejores prácticas y nuestros logros, por sencillos que estos sean. Organizar actividades desde el colegio que aporten valor al barrio donde estamos presentes o a la ciudad en la que vivimos, es otro de los elementos de marketing que hará hablar bien de nosotros y darnos a conocer, amén de incrementar nuestro sentido de pertenencia a una organización de la que nos enorgullecemos de ser sus miembros, aumentando nuestra identificación y satisfacción personal de la marca colegial que promovemos. Si nos apasiona educar debemos comunicarlo a quien se acerque hasta nosotros, de forma creativa, compartiendo con ellos esa experiencia, para que, a su vez, si también le han encontrado sentido a lo que hacemos e incluso se han sentido felices con nosotros -por poco que sea- lo comuniquen en su entorno cuando les pregunten por nosotros. La mejor publicidad es sin duda la del viva voz que proporcionan nuestros clientes: familias y alumnos.

Debemos ser capaces de crear experiencias que hablen bien de nosotros y de nuestro trabajo. Y debemos comunicarlas. Los medios de comunicación, suelen dar repuesta, sobre todo en poblaciones más pequeñas, pero también en las grandes, a actividades con alto significado educativo y social. Y ello es una forma de darse a conocer y de dar a conocer la marca de nuestro centro. Para ello hay que ser creativos y ser capaces de generar noticia en aquello que hacemos. Son muchas las actividades, las formas de enseñar innovadoras o las acciones derivadas de la responsabilidad social corporativa de nuestros colegios que si sabemos poner en valor, de un modo interesante, pueden resultar en ocasiones atractivas para los medios de comunicación. Eso sí, hay que prepararlas con lenguaje cercano y periodístico, usando un lenguaje adaptado a los medios y a quienes se acercan informativamente hasta ellos. La mejor manera de hacer un marketing “lowcost”, se basa en tres principios: creatividad; trabajo bien hecho e ilusión por compartirlo; y comunicación a través de los medios de los que disponemos.

Manuel Ángel Maestro Martín
Responsable de Comunicación y Marketing
Fundación Educativa Santo Domingo – FESD

Anuncios