¿Eres de los que por la calle se van fijando en los carteles y no soportan que estén mal escritos? ¿También te ocurre al ver un gazapo que te quedas mirando, te aparecen tics nerviosos, incluso granos o espasmos? Entonces eres de los nuestros: sufres de gazapitis, dícese de aquella enfermedad o alergia a las faltas de ortografía.

Profesores y alumnos del Colegio Salesianos Domingo Savio de Logroño, en La Rioja, pusieron en marcha en octubre Gazapon Go, un juego con el que aprender ortografía en la calle: tan fácil como cazar erratas con el móvil y compartirlas en las redes sociales.

 

¿Qué es Gazapon Go? Es un proyecto de innovación educativa para la mejora de la competencia lectora y de la expresión escrita, que aplica con un fin didáctico las TIC en el perfeccionamiento de la calidad educativa.

Hasta el momento, son ya más de 4.000 gazapos los registrados por alumnos de 25 centros educativos de toda España, que optan a importantes premios: cámaras de vÍdeo, tablets, libros electrónicos… Todos los gazapos se pueden seguir a través de la etiqueta #gazapongo en Instagram.

ejemplos_gazapon

¿Cuál es nuestro objetivo? Gazapon Go pretende trabajar y mejorar tanto la ortografía como la expresión escrita del alumnado de Educación Secundaria Obligatoria, al mismo tiempo que conciencia de un uso responsable de las redes sociales.

¿Cómo pretendemos alcanzar dicho objetivo? A través de un proyecto innovador, dinámico y altamente participativo en el que el alumnado se sienta cómodo y motivado. Para ello utilizamos las tecnologías móviles, concretamente aplicaciones tan cotidianas para ellos como Instagram o el correo electrónico, y formas de interacción basadas en las plataformas de éxito actuales como el juego de realidad aumentada Pokémon Go.

¿A quién va dirigido? A todo el público en general y, en especial, a los alumnos de ESO y Bachillerato.

¿Cómo se puede participar? Aprovechando el tirón de Pokémon, invitamos a los alumnos a salir a la calle, a estar alerta en su día a día: tan solo tienen que capturar y compartir gazapos, erratas y errores lingüísticos que encuentren en casa, en el cole, en el parque, en la red… es decir, en su vida diaria.

¿Existe posibilidad de uso por otros docentes? Por supuesto. Esa es nuestra intención. El proyecto nace en un centro educativo con la vocación de que pueda participar en él cualquier alumno que lo desee, y de que cualquier docente pueda adherirse y aprovecharse del mismo. Eso sí, existirán categorías de premios locales o regionales a las que adherirse según las empresas o entidades colaboradoras.

“Hay gazapos cerca de ti. ¡Levántate y sal afuera!”

www.gazapongo.com

Anuncios