Hoy es la primera “quedada” Pokémon en Madrid. El lugar elegido: La puerta del Sol. Más de 5.000 personas se reunirán para capturar Pokémons. Este fenómeno, no deja de sorprenderme.

No he sido yo mucho de sumarme a los fenómenos de masas. No soy “superfan” de casi nada, pero hace unos años me descubrí a mi mismo esperando turno para que mi hija se hiciera una foto con la mascota del hotel de mis vacaciones. Desde entonces creo que soy fan de mi hija, por supuesto, y por tanto de muchas de las cosas que a ella le apasionan. Es pequeña para el fenómeno Pokémon pero pronto le llegará el momento y he de decir que al margen de las oportunidades y peligros que pueda suponer, me quedo con la ilusión de que haya algo que pueda revolucionar a las masas de esa manera. No pierdo la esperanza de que algún día también las causas justas podrán ser noticia y que las personas podrán cambiar las cosas. Quiero pensar que si somos capaces de correr detrás de un Pokémon no nos quedaremos parados cuando haya que moverse por la paz y la justicia.

Lo mejor, siempre para el final. Primero los peligros y luego las oportunidades.

Me asusta leer que Pokémon Go ha provocado accidentes de coche porque los conductores se despistan y también los numerosos dolores de cuello y esguinces por el abuso o la falta de atención mientras los peatones utilizan la aplicación. Los tuits publicados por Calle30 y las recomendaciones publicadas por la Policía, son una pequeña muestra de la importancia y peligros de este fenómeno.

Esto sin hablar, por supuesto, de los temas de privacidad y respeto a la propiedad privada. La aplicación tiene acceso al correo electrónico, a tus datos de localización (sabe dónde estas, cuándo estas, dónde vas), aumenta el consumo de datos, etc., y ya están surgiendo los primeros problemas cuando tu casa se convierte en pokeparada o gimnasio. No hay que olvidar que el allanamiento es delito, aunque haya un Pokémon en tu jardín. Poco a poco Nintendo está resituando estas paradas para alejarlas de sitios peligrosos o de viviendas particulares, pero el proceso es lento y costoso.

Y ahora las oportunidades.

No soy de los que se rinden fácilmente. Si no puedes vencer a tu enemigo, únete a él… y transfórmalo en tu aliado. Como padres y docentes no podemos vivir al margen de fenómenos como estos, pero debemos aprovecharlos y convertirlos en oportunidad. Debemos acompañar y formar a nuestros hijos y alumnos en el uso de estas nuevas aplicaciones. No neguemos la evidencia y seamos capaces de aprovecharla. Vayamos con ellos a la Puerta del Sol (mejor un día después de la quedada) y aprovechemos para pasear y charlar después de la búsqueda y captura.

Los restaurantes y comercios ya han sabido aprovechar la oportunidad de ser o estar cerca de una pokeparada y en muchos casos han incrementado sus ventas. Por desgracia, el dinero siempre agudiza la mente.

Pero Pokémon y educación es posible. La revista Educación 3.0 publicaba la semana pasada algunas ideas para aprovecharlo desde el punto de vista educativo como por ejemplo, para fomentar el ejercicio físico y huir del sedentarismo al que a veces tienden los alumnos. Muchas de las pokeparadas están situadas en puntos de interés de la ciudad, en monumentos públicos, museos, tiendas, etc. Descubrir tu ciudad de Pokémon en Pokémon puede ser otra opción interesante para profesores y padres en verano.

Por supuesto, Pokémon también va a la Iglesia. Xiskya Valladares, religiosa de la Pureza de María hacía un llamamiento la semana pasada a aprovechar que los Pokémon están a la puerta de las Iglesias, ahora llenas de adolescentes, para evangelizar. Cualquier oportunidad es buena y no hay que desaprovecharla.

Pokémon Go es también una oportunidad para la solidaridad y la reflexión. Seguro que habéis visto ya las fotos de los niños sirios que sujetan criaturas Pokémon. La idea es sencilla: Aprovechar la revolución Pokémon para llamar la atención sobre la terrible situación de los niños sirios. “Ven a por mí. Encuéntrame y sálvame”, dicen los mensajes escritos en inglés y árabe, con el hashtag #PrayForSyria. La situación no es nueva y no sé si realmente será efectiva esta campaña, pero lo que sí es cierto es que ha sabido situarse y lograr un importante alcance.

Y por supuesto los encontraremos en el cole. Pokémon ha llegado en vacaciones, pero todavía le queda tiempo de vida y se avecina una verdadera revolución en los colegios, cargaditos de Pokémon. Algún centro ya sabe que es pokeparada o gimnasio Pokémon. ¿Será un nuevo reclamo para la admisión de alumnos? Quién sabe…

Desde luego, lo que nosotros sabemos es que Pokémon ha llegado a Escuelas Católicas, y no lo dudes, también ha llegado a tu vida.

Pokemon en la oficina  Pokemon en la sede

Alberto Mayoral
@albertomayoral

Anuncios